El tonto
Cuerpo

Científicos suizos han diseñado microrobots inteligentes capaces de viajar a través de vasos sanguíneos y sistemas complejos de manera independiente y sin necesidad de sensores. Los cuales  Pueden adaptar su propia forma a las características del medio, de manera similar a la que lo hacen las bacterias.

Difícil de creer, pero es posible que algún día podamos ingerir pequeños robots que suministren medicamentos directamente al tejido enfermo, gracias a la investigaciones como la que se está llevando a cabo en Suiza, en las escuelas politécnicas federales de Lausana  y Zúrich .

Se inspiraron en las bacterias para diseñar microrobots inteligentes y biocompatibles que son altamente flexibles. Debido a que estos dispositivos son capaces de nadar a través de fluidos y modificar su forma cuando sea necesario. Estos pueden pasar a través de vasos sanguíneos estrechos y sistemas complejos sin comprometer la velocidad ni la maniobrabilidad.

La fabricación de robots miniaturizados presenta una serie de desafíos, que los científicos abordaron utilizando un método de plegado basado en el origami. Su novedosa estrategia de locomoción emplea inteligencia encarnada, que es una alternativa al paradigma de computación clásico que realizan los sistemas electrónicos integrados.

Lo que buscan es ofrecer una mayor eficacia, estos robots blandos miniaturizados también pueden fabricarse fácilmente a un costo razonable. Por ahora, el equipo de investigación está trabajando para mejorar el rendimiento del avance a través de fluidos complejos como los que se encuentran en el cuerpo humano.