El tonto
Cuerpo

No es tan fácil apreciar el deterioro de los fondos marinos. De hecho recientemente se comprobó que había restos de plástico en el fondo de la fosa de las Marianas, el lugar más profundo de nuestros océanos. Por ello, desarrollar tecnologías que faciliten la monitorización de la salud marina es una prioridad ineludible.

Los investigadores del Departamento de Ingeniería Oceánica y Mecánica de la Universidad Atlántica de Florida, tenían como objetivo desarrollar un dispositivo tecnológico extremadamente versátil y flexible que pudiera acceder a pequeñas cavidades submarinas.

Se basaron en un diseño fabricado mediante impresión 3D.  Cada modelo cuenta con ocho tentáculos inspirados en la medusa luna o sombrilla. A su vez, cada tentáculo tiene un canal que se extiende desde el centro del robot y utiliza un sistema de propulsión hidráulica, con cuatro de ellos conectados a cada lado de la máquina.

De esta forma  la medusa robótica puede moverse en una dirección solo con el impulso de cuatro de sus tentáculos. La disposición de los propulsores permite que el robot gire, ascienda, descienda o avance. Por último, también se imprimió en 3D la carcasa cilíndrica central que incluye los microcontroladores y la batería.

Los responsables de este innovador proyecto tecnológico sumergen las estructuras con fragmentos de coral vivo, con la idea de que estos organismos los colonicen con el paso del tiempo. En última instancia, atraerían algas y peces para formar nuevos ecosistemas.