Mosa
Cuerpo

 

Como cada noche en la catedral de la cábula, una nueva llamada telefónica se asomaba en el tablero de 25 lineas, el que une a  todo lo ancho el planeta tierra y demás confines; ring ring  alumbre y alumbre el botón amarillo ¡pronto, pronto que mi rating cae! ¡Buena noche, te saludamos desde el Panda Cool Center! una voz femenina utilizando lenguaje michoacano contestó: ¡buenas nochis! ¿Hablo a México? Miri yo soy de Apatzingan, nada más que nos acabamos di cambiar, ahora vivemos en Ciudad Obregón Sonora…

Ia magia de una llamada, sintetizaba la geografía nacional y sus acentos… y porsupuesto la historia que a primera oida se nos antojaba conocerla inmediatamente para compartirla. Manita dame tú número telefónico no se te vaya a cortar la llamada y esta historia en mis mismas orejas, se me pierda y salga con mi batea de babas, nunca te conocí.

Sonia una chica veinteañera solicitaba una bromita para su exnovio, algo sencillo y tan simple que se garantizaba un bombón para comenzar el programa. Sin embargo, el trasfondo que acompañaba a dicha petición estaba recargado –literal-  el contexto  de la broma dejaba asomar varias preguntas: Por qué de Apatzingán a Sonora; ¿Por qué la mudanza urgente?  El ex-novio a quien se le realizaría la broma  ¿un gatillo?  ¿Venganza?  ¿Por qué precisamente el novio actual debía hacer enojar  al ex-noviecillo michoacano y no ella ?

Así se conformaba el entorno de la broma a un exnovio michoacano veinteañero, que decidió quedarse en su tierra natal  a trabajar para los  suyos, quería a su tierra, solo que la vida   lo dejó como novio de rancho: vestido y alborotado, la novia se le fue.  No convenía tenerlo como pariente y menos como novio así lo dijo la ex que puso tierra de por medio;  por esto, la familia de la fémina salió huyendo del pueblo llevándose a su lindo retoño lejos de las garras de los buitres.

Nuestro osezno al aire hilaba la historia: entonces quieres que me haga pasar como tu pareja actual y que te deje de molestar. Una temática un tanto trillada sin embargo algo se escondía y hasta ese momento no se encontraba ni se revelaba el verdadero conflicto.  ¡De pronto la pregunta que abrió la caja de Pandora! ¿A que se dedica tú ex?   La respuesta nos dejo medio helados: Es gatillo. -Cómo, hace mandados, ayuda en alguna casa rica; un No rotundo pronunció Sonia.

La broma comenzó su andar para disfrute del vouyer auditivo, el personaje garraspeaba su acento sonorense para entrar en cuanto  hiciera falta.

Hola Miguel, habla Sonia ¿como estás?

-Muy bien chiquilla ¿de donde me hablas vali?

Por que te fuiste, te andaba buscando y ya no vives por aquí

Oye Migue fíjate que estoy embarazada y mis papás se enojaron por eso me llevaron de Michoacán.

-¿De donde me estas hablando chiquilla? Tu sabes que yo te quero y pos nada mas dime por donde andas y voy por ti, yo no le corro a la responsabilidad, mira chiquilla sabes bien que no.

 

El diálogo se extendió palabras menos palabras más y se hizo necesaria la entrada de la voz masculina del nuevo novio sonorense.

-¿con quien hablas Sonia?

Con mi primo de Michoacán

-no me engañes haber trae acá el teléfono.

Bueno quien eres, por que estas hablando con mi mujer ¿que te traes?

Mira en primera yo no li hablé y no mi hables en ese tono, yo soy muy hombre como el que más 

-No la esté sonsacando indio pata rajada

 

Esto encendió al michoacano al grado que le comenzó a describir que él conocía muy bien las cuerno de chivo ak 47, 35 milímetros, smith and Wesson y demás armamento pesado; el sonorense no se quedó atrás,  le siguió inyectando palabras detonantes que lo estaban dejando sin control: ¡Huarachudo, muerto de hambre, gato de quinta …!

 

Te voy a buscar y me lo vas a sostener en mi cara, gracias a Dios el trabajo que tengo me ha dado la fortuna de viajar hasta donde tu estes y te vas a comer tus palabras. Te voy  a encontrar  hijo de tal por cual … corte de la llamada

 

Nuestro oso aventurero se quedó helado  y con la pregunta a flor de labios, si es que estos cuadrúpedos tienen labios: -oye chancludita una pregunta ¿ a que se dedica tu ex? La respuesta –estoy casi seguro- les levantó el cartílago de las orejas al auditorio:

¡Es gatillo Pandita!

-¿Como que gatillo, se junta con los malos?

¡Si Panda!

Un NO sonoro salió de las fauces de nuestro oso.

-Por qué NO me dijiste al principio a que se dedicaba a cosas malas.

Bueno pandita es solo un gatillo que cuida la carretera, él está pendiente de quien entra y quien sale del pueblo para dar informes a su patrón

-¡No!  En donde me ando metiendo

 

Para nosotros  esto era un doble placer, por un lado ansiosos que  comenzara la segunda parte y por otro que se cayera  la llamada y  no se pudiera enlazar para no meterse en broncas.

La segunda parte dio comienzo,  el sonorense lo invitó a que platicaran como personas civilizadas para entablar un diálogo sin embargo de nueva cuenta la plática se salió de control.

 

-Bueno quihubo huarachudo estás ahí, habla el novio de tu ex

Mira desgraciado me vas a escuchar cuando te tenga enfrente, no le sigas jalando la cola al tigri, no sabes con quien te estas metiendo y voy a dar contigo, así sea al fin del mundo.

-Indio yo soy sonorense, un hombre hecho y derecho, me la parto en donde quieras. Soy primo de Valentin Elizalde

Esto envalentonó más al michoacano y comenzó a despepitar su enojo con frases que vaya a usted a saber si eran verdad o no, lo cierto es que causaban temorcillos que no llegaban a más.

Miri pendejo sabe usted quien mato a Valentin: ¡fuimos nosotros! le metimos fierro a su primo pa´que se lo sepa

El momento tenso se transformó con la denuncia sarcástica a todo pulmón del compañero sonorense.

-¡Policía! ¡Policía! ¡Aquí tengo al que mato a Valentin vengan por él!

Miri primo yo soy gallo jugado y no tengo miedo vali y no le sigas jalando la cola al tigre

 La broma continuó y el hombre michoacano se privaba del coraje,  ofrecía todo su apoyo a su ex novia para hacerse cargo del chamaco por venir.

 

Llegado el momento la broma debió cerrase con la sana y obligada explicación de que era una tomada de pelo, sin embargo el michoacano nunca supo distinguir entre la broma y la explicación.

 -Miguel quiero hacerte una pregunta

¡Dime mi amor, tu sabes que yo respondo solo dime donde estas para ir por ti mi amor!

¿Cómo se oye el Panda show?

Miri yo no se qué es eso, solo digame a donde voy por usted, sabe que soy un gallo jugado y respondo.

Por más que le explicaron que se trataba de una broma, el bromeado alcanzó a decir unos segundos antes de cerrar la comunicación ¡miri yo lo voy a buscar y usted no sabe quien soy

Pandita es un gatillo no hace nada

Hasta luego trompudita lo que me haces hacer.

La lección de éste Jeta Book: No le jalis la cola al tigri  

      

Article Video