Cuerpo

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señaló que sin dudas  la inteligencia artificial desempeñará un papel importante en el futuro del mundo laboral; muestra de ello son los vehículos sin conductor, la negociación algorítmica de los mercados de valores y los diagnósticos médicos asistidos por computadora.

Los rápidos progresos tienen el potencial de crear nuevas oportunidades, aumentar los niveles de productividad y generar mayores ganancias, pero también existe el temor de que puedan causar la pérdida de empleos y el incremento de desigualdades, con unos pocos afortunados apropiándose de los beneficios, mientras otros son dejados atrás.

 Las tecnologías digitales basadas en la inteligencia artificial pueden permitir que segmentos más amplios del mercado laboral mejoren su productividad y tengan acceso a empleos mejor remunerados, lo cual, a su vez, puede contribuir a promover el crecimiento inclusivo. Ejemplo de ello son los agricultores modernos que disponen de maquinaría sofisticada y sin duda disfrutan de mejores condiciones y son más productivos de lo que serían si utilizaran herramientas manuales para arar sus tierras, externó.

En muchos casos, los usuarios de esta tecnología no necesitan saber mucho sobre la manera en que funciona este proceso, ni introducir datos sofisticados en los dispositivos que utilizan, su uso cotidiano permitirá que las herramientas basadas en inteligencia artificial otorguen asesoramiento en cuanto a las mejores prácticas globales combinadas con las circunstancias locales.

La organización expuso que se necesita garantizar la difusión de las nuevas tecnologías en todo el mundo y permitir el acceso a los datos. Los responsables de la toma de decisiones y los interlocutores sociales deben además garantizar que ciertas empresas no logren dominar el mercado y así excluyan a otras.