Netflixer
Cuerpo

Finalmente me decidí a ver la mentada "Casa de Papel" en Netflix. Serie muy cacareada y promocionada en diversas plataformas, pero antes de verla, me llamaron la atención el exceso de opiniones que para mi gusto se leían artificial y exageradamente halagadoras. Tanto en IMDB como en varias páginas, asi como en la sección de comentarios de la serie en cuestión en Netflix. 

Las producciones españolas por lo general me resultan indigestas, sobreactuadas y bobas... y La Casa de Papel, no es la excepción. Se trata de un grupo de ladrones que comandados e instruidos por un tal "profesor" (quien hace las de mastermind, organiza y planea de cabo a rabo el atraco a la casa de moneda de España, dentro de la cual tomarán a varios rehenes e imprimirán millones de euros por varios días), van a clases para aprender entre otras brillantes cosas, lo que es un caballo de troya y como ejecutaran su "plan maestro".

El profesor, les asigna un nombre a cada integrante del equipo con nombres de ciudades para no manejar datos personales entre los mismos, por lo que los protagonistas se llaman: Berlín, Helsinki, Tokyo y así sucesivamente.

La serie empieza bien, y conforme van avanzando los capítulos, se va cayendo al ir cometiendo error tras error... errores por parte de los ladroes dentro de la historia, pero también errores de los escritores. Uno de los rehenes es una tal "Alison Parker", quien supuestamente interpreta a la hija del embajador del Reino Unido, pero habla mas españoleta que Isabel Pantoja, es realmente pátetica su actuación, con un casting que deja mucho que desear.

Son extremadamente cansados sus flashbacks cada cinco minutos, en un intento por hacerla más interesante, lo cual se traduce en otro recurso barata más del montón, que ya ha sido sobreexplotado hasta el vomito. Precisamente hablando de recursos baratos, otro que cansa bastante, es la escenita de sexo de soft porn que insertan cada 10 minutos en la cual se pueden observar a algunos de los protagonistas besandose, rechinando el resorte o entrandole duro a las caricias.

Por lo anterior, es definitivamente una serie enfocada al target adolescente y para gente no muy exigente, ya que además, las groserías están a la orden del día pero sin justificación alguna y sin gracia... simplemente están ahí para pretender generar una falsa imagen de jovialidad y valemadrismo. Por si fuera poco, son muy evidentes los elementos comunes a otras películas como V for Vendetta o Breaking Bad y hasta El Club de la Pelea.

El colmo para mí fue cuando uno de los rehenes en el capítulo 11, al ser vigilado por uno de los ladrones en unos baños públicos al interior de la casa de moneda, levanta la tapa de un retrete, lugar en el cual le dejaron algunas herramientas y un rollo de cinta, y comienza a despegar la cinta adhesiva para pegarse debajo de su ropa lo que le dejaron... siendo que en el area de lavamanos, a tan solo dos metros, está esperandolo con arma larga en mano el ladrón.

La cinta es de las grises que hacen mucho ruido al ser despegadas, y si le sumamos que las puertas de los baños son las típicas que no llegan al piso ni al techo, resulta estúpido pensar que su cuidador no hubiera escuchado el sonido generado por la cinta.

Por lo tanto deberían de cambiarle el nombre a: La Casa de los Amateurs.