Cuquita
Cuerpo

La cadena de comida rápida KFC se ha visto obligada a cerrar temporalmente cientos de restaurantes en el Reino Unido luego de que un ataque logístico detuvo las entregas de pollos.

Cerca de 800 de las aproximadamente 900 ubicaciones de la compañía en Gran Bretaña cerraron a partir del mediodía del lunes. Algunos habían abierto sus negocios por la tarde, según el sitio web de la compañía.

KFC, que es propiedad de Taco Bell, dijo que la escasez de pollo había sido causada por un “par de problemas iniciales” con su nuevo socio de entrega, DHL (DPW).

La empresa  no deseaba poner en peligro la calidad, por lo que no hay entregas que hayan significado que algunos de los  restaurantes estén cerrados, y otros operen con un menú limitado u horas más cortas.

DHL reconoció que varias de sus entregas habían sido “incompletas o demoradas” debido a “problemas operacionales”. La compañía de logística dijo que estaba trabajando con KFC para resolver el problema.

KFC rápidamente cambió de proveedores y comento  que desde su perspectiva, la transición había sido “perfecta”.