Netflixer
Cuerpo

Una de las ventajas que ofrecen actualmente los servicios de streaming de video como Netflix, Amazon Prime o Claro Video, es que además de poder pausar, adelantar o regresar el contenido, otorgan la posibilidad de consumirlo por mayoreo... Los mentados maratones son cada dia más comunes, mismos que permiten observar y analizar patrones en las diferentes series, peliculas o documentales, lo cual antes de la llegada de estos servicios, resultaba dificil, a menos que tuvieras la coleccion en DVD o videocassette.

Black Mirror, es una serie que tiene un enfoque futurista, distópico y tecnológico. En muchos sentidos te remonta a la versión ochentera de La Dimensión Desconocida, aunque en este caso, para mi gusto, queda un poco a a deber, ya que si bien ambas series se componen de capítulos individuales, los cuales no tienen secuencia y los puedes ver en el orden que te plazca, en Black Mirror estan obsesionados con los drones, las realidades creadas por computadora o paralelas (onda Matrix), así como la ya desgastada idea de que las máquinas toman el control del mundo, lo cual, indudablemente nos lleva a pensar en Isaac Asimov, producciones al estilo de 1984 o Farenheit 451.

Lo anterior no es notorio cuando ves uno o dos capítulos, sino cuando te avientas precísamente un maratón en un fin de semana y súbitamente comienzas a notar las similitudes entre episodios. En uno se trata del ejercito, en otro de unos policias que hacen confesar a un delincuente en una realidad creada para dicho fin en un día ficticio virtual de navidad, y en otro mas, de una niña supervisada por su madre en una tableta, en la cual bloquea todo lo que puede dañarla.

Esta bien producida, no obstante puede llegar a ser demasiado predecible y cliché, como en el caso del capítulo del nerd que genera una realidad alterna con el ADN de los trabajadores que laboran en la misma oficina, quienes se burlan de el a sus espaldas, para lo cual, el nerd, quien resulta ser el jefe, programa un videojuego en el cual, gracias a las muestras tomadas de vasos de café, dulces y demás objetos manipulados previamente por los empleados, se convierte en un tirano, mientras que en la vida real es un ñoñazo de primera, al que la gente evita a pesar de ser el jefe.

Black Mirror es de lo mejorcito actualmente en el catalogo de Netflix, pero en mi opinión, no le llega a La Dimension Desconocida, por ser monotemática y predecible a momentos. No obstante, si padeces insomnio, siempre puedes poner The Crown.