Cuerpo

De acurdo al porta de CNN, Uber se está preparando para participar en el negocio de entregas con aviones no tripulados, y las cosas están listas para despegar este verano con planes para comenzar un programa piloto para ofrecer la entrega de comida rápida con drones en San Diego, California.

El año pasado, la Administración Federal de Aviación seleccionó a San Diego como una de las 10 ciudades para probar la entrega comercial con aviones no tripulados. La ciudad se asoció con Uber para probarlo, y Uber está trabajando con McDonald’s como socio para este programa.

En cambio, habrá zonas de aterrizaje seguras designadas para dejar los alimentos. Desde allí, un mensajero de Uber recogerá el pedido y lo entregará a su puerta. Algunos automóviles Uber también pueden equiparse con códigos QR en los techos de sus automóviles, que podrían servir como posibles zonas de aterrizaje.

En cuanto a los precios, se espera que las tarifas de entrega sean consistentes con las tarifas regulares de Uber Eats, que pueden variar hasta 8,50 dólares en San Diego. Uber Eats ha sido una de las pocas divisiones de la compañía en ganar dinero, con ingresos de 1.500 millones de dólares en 2018, 150% más que el año anterior.

Uber aún no cuenta con la aprobación de la FAA para su programa de entrega con drones. Mientras tanto, el programa Wing de Google ya ha recibido la certificación de transportista aéreo de la Administración Federal de Aviación para realizar entregas comerciales de aviones no tripulados en Virginia.