El tonto
Cuerpo

Slack, es la app de mensajería que rivaliza con los servidores tradicionales de correo electrónico, debutó este jueves en la bolsa de Nueva York.

Slack ofrece "un espacio de colaboración organizado por canales donde existe mucha mayor transparencia y accesibilidad; todos los trabajadores ven lo mismo y los nuevos que se incorporen tienen acceso directo a los proyectos en vez de una bandeja de entrada vacía".

Slack funciona como un híbrido entre un servicio de mensajería instantánea y un servidor tradicional de correo electrónico.

Una de sus cartas fuertes, es la organización de tareas y proyectos a través de dominios tanto públicos como privados. Estos, además, se muestran a través de una interfaz diseñada y teledirigida al entorno empresarial tanto para versión móvil como de escritorio.

Las funciones básicas de la app, como la subida de archivos y la comunicación entre trabajadores pueden usarse de forma gratuita, pero otras como el acceso a mensajes anteriores a los últimos 10.000 publicados o las videoconferencias son de pago.

"En ese sentido, Slack garantiza calidad en los servicios premium y, a su vez, esclarece su modelo de negocio", continuó Galindo, que considera esta última característica elemento clave para inversores.

Slack nació con el nombre de Tiny Speck, un desarrollador de videojuegos cuyo máximo exponente, Glitch, no triunfó como se esperaba y cerró en 2012, un año después de su lanzamiento.