Netflixer
Cuerpo

Shot Caller nos cuenta la historia de un "ricachón" que tiene su vida resuelta en apariencia, pero después de una salida a cenar con unos amigos, se accidentan los cuatro, falleciendo uno de ellos, siendo él el responsable por ir alcoholizado al volante.

La pélicula no es nada del otro mundo, esta palomera, sin embargo cansa bastante el hecho de que por querer ponerse muy artísticos, van hacia atrás y hacia adelante en el timeline, lo cual llega a confundir pero no en el buen sentido.

Es muy evidente la calca de Breaking Bad, excelente serie, por cierto. El personaje principal, al igual que Walter White al verse atrapado en un dilema ético, va mutando hasta terminar en el lado oscuro, táctica que ya ha sido sobreexplotada. Digamos que simplemente le modificaron algunas cosas periféricas.

Para mí es una pelicula más del monton, de esas que ponen en los autobuses foráneos en México. De esas que si te quedas jetón en la noche, no pasa nada.

Eso si, veras muchos tatuajes y hombres rudos sin camisa adentro de la típica prisión gringa con sus altísimos mecanismos de seguridad y revisión interna, pero en las que irónicamente (por lo menos desde la perspectiva de Hollywood), se filtran todo tipo de objetos de uso cotidiano que seran modificados por los presos para transformarlos en armas letales.  

Article Video