La Chuleta Grupera
Cuerpo

 La cantante colombiana Shakira, ayer se defendió con uñas y dientes de la acusación, mostrándose muy firme e incluso arrancándose a cantar y a dar palmas ante el juez para demostrar que la rítmica de ambas piezas no tiene nada que ver.

Sin importarle lo más mínimo su estrellato, o tal vez porque le importaba todo, el letrado, agitado y contundente, no paraba de hacerle preguntas mientras la estrella colombiana respondía con dulzura, pero firme. “Yo no soy psicóloga”, repitió una y otra vez Shakira para defenderse de las acusaciones de plagio. “Soy una cantante y no sé qué pensaría el autor de la otra canción para componerla y decir que La bicicleta es un plagio, pero las dos composiciones no tienen nada que ver. La mía es un vallenato y la suya es una salsa”, añadió.

La otra canción es Yo te quiero tanto, compuesta en 1997 por Liván Rafael Castellanos Valdés, conocido artísticamente como Livam. El cantante cubano asegura que Shakira y Carlos Vives copiaron fragmentos de su tema y este miércoles se sentaba en primera fila de la sala del Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, respaldado por un par de familiares.

Vestida de negro con vaqueros, chaqueta informal y unas botas de gran plataforma, Shakira se esforzó en explicar que ella compuso la canción con su amigo Vives pensando siempre en su “querida Colombia” y bajo los ritmos originales de allí. “El estilo no tiene nada que ver. Yo no sé si el demandante quería hacer un vallenato, pero no le sale.

Afuera, en la calle, esperaban decenas de periodistas y muchos curiosos que pasaban por el número 52 de Gran Vía madrileña. Shakira y Carlos Vives habían llegado al juzgado en una furgoneta de cristales tintados y se marcharon igual. A los autores de la archiconocida La bicicleta les daba igual Madrid Central. Habían aparcado su enorme vehículo contaminante en el carril bici.