Cuquita
Cuerpo

Cuando andamos de carreras y pensamos que ya nada peor puede pasar y nos ocurre lo mas trágico, se nos poncha un neumático y algunas mujeres no sabríamos que hacer. Pero no te angusties lo primero que tenemos que recordar es mantener el carro en un lugar seguro, para que no se deslice al momento de realizar la instalación de la llanta. Aquí te dejamos algunos tips para que logres solucionar el problema.

1. Colocar el carro en un lugar seguro y en una superficie plana. Primero que todo hay que asegurar el carro con el freno de estacionamiento para que no tenga movilidad, ya sea del lado que se vaya a cambiar la llanta.

2. Herramientas, necesitamos que tengas: Llanta de respuesto, una cuña, puede ser un pedazo de madera, una piedra, una llave cruz, gato hidráulico, poner el freno de estacionamiento y colocar la cuña.  Si vas a cambiar la llanta delantera. Coloca la cuña en la parte trasera, y si vas a cambiar la llanta trasera, se coloca la cuña en la llanta delantera.

3. Aflojar las tuercas, luego se procede a aflojar las tuercas de la llanta mientras el auto este aún en el suelo. Gírala en sentido contrario a las manecillas del reloj.  No quitarlas.

4. Levantar el auto con el gato hidráulico, coloca el gato hidráulico. Por lo general, todo vehículo tiene una parte pequeña en el chasis cerca de la rueda, para poner el gato hidráulico, y ahí es donde se coloca para levantar el carro.

5. Quitar las tuercas y las copas del automóvil. Ya levantado el vehículo, se quitan las tuercas.  Recuerda: girar las tuercas en sentido contrario a las manecillas del reloj.  Repite este paso con todas las tuercas, después quita las quitas por completo.

6. Se retira la llanta dañada, guárdala en el maletero, para después llevarla a reparación.

7. Se coloca la llanta de repuesto, poniéndola en el centro, luego procede a poner las tuercas, apretándolas de manera moderada. Baja el vehículo.  Termina de apretar las tuercas o tornillos con la llave de cruz.  Retiras el gato hidráulica.  Y listo.