Cuquita
Cuerpo

Para eliminar el sarro del inodoro, además de utilizar los productos habituales, podemos recurrir a elementos de uso común, como el bicarbonato de sodio.

Dado que es imprescindible mantener el inodoro limpio para poder evitar malos olores y problemas de salud derivados de un mal aseo, a continuación te damos algunos trucos para mantenerlo limpio y sin sarro.

1.-Vinagre blanco y limón

La combinación de vinagre blanco con limón es un desinfectante natural por excelencia que, durante décadas, ha representado una forma ecológica de mantener muchas superficies limpias.

En este caso especial resulta bastante útil. Los ácidos naturales de ambos ingredientes descomponen con facilidad los depósitos de sarro del baño. Su aplicación disminuye de forma notable las manchas y, de paso, remueve los microorganismos que provocan malos olores.

Agrega el jugo de un limón en media taza de vinagre blanco y frota la mezcla enérgicamente sobre las áreas que deseas limpiar.

2. Refresco de cola y bicarbonato

Es muy probable que alguna vez hayas visto un vídeo del truco del refresco de cola como opción para desatascar los baños y desagües. Lo que quizá no sabías es que sus compuestos se pueden combinar con otros productos para remover el sarro y las manchas que se forman en la superficie del inodoro.

Sobre el inodoro limpio, vierte la cola asegurándote de cubrir las zonas donde se concentra el sarro. Deja que actúe 30 minutos y cepíllalo, luego, incorpora el vinagre blanco y el bicarbonato de sodio para obtener un efecto efervescente.

3. Bicarbonato de sodio con agua oxigenada

Una pasta elaborada con bicarbonato de sodio y agua oxigenada puede ser muy útil para hacer más sencilla esta tarea. Ambos ingredientes ofrecen un aclarado natural de las superficies y, de paso, brindan efectos desinfectantes para una limpieza completa.

Humedece el bicarbonato de sodio con el agua oxigenada y usa la pasta obtenida para limpiar las manchas del inodoro. Frótala con un paño o esponja abrasivo, y permite que actúe 20 minutos antes de enjuagarlo.

4. Bicarbonato de sodio y amoniaco

En lugar de utilizar agua, mezclas el bicarbonato de sodio con amoniaco y procedes a retirar el sarro con ayuda de la escobilla.

A la hora de limpiar tu hogar, procura usar siempre guantes y una mascarilla en la boca para evitar posibles irritaciones.