Cuquita
Cuerpo

Hacer jabón casero parece haberse puesto de moda. Quizás muchos optan por crear su propio jabón con el fin de ahorrar dinero, pero lo cierto es que una buena idea, Y te diremos de qué manera se elabora, en esta ocasión te diremos como se hace un jabón de zanahoria, para que puedas conseguir lavarnos las manos o el cuerpo con nuestro propio jabón.

Con un jabón casero nos aseguramos de que vamos a tener una piel mucho más cuidada dado que todos los ingredientes que vamos a utilizar son naturales.

Jabón de Zanahoria, con un jabón de zanahoria tendrás además una piel más suave y no solo eso, sino que es muy recomendable para las personas de piel sensible y no puedan utilizar determinados tipos de jabones o los que son industriales.

Ingredientes para hacer un jabón de zanahoria:

Puré de zanahoria

190 ml de agua

1 cucharada de sal

400 ml en aceite de oliva

100 ml en aceite de ricino

300 ml en aceite de coco.

112 gr de sosa cáustica

25 gotas de aceite esencial ylang ylang

Procedimiento:

Antes de comenzar a mezclar ingredientes, tienes que saber que para elaborar todo tipo de jabones es necesario hacerlo en un lugar que tenga ventilación, además de utilizar guantes, gafas y algunos utensilios que ahora veremos.

Lo primero que haces es echar en un bol , el puré de zanahorias, la sal, el agua y luego poco a poco y con mucho cuidado, la sosa caústica. Con una cuchara o palo de madera, lo vas removiendo todo y no te asustes si notas su temperatura ya que la sosa caústica es la que provoca ese aumento de la temperatura. Una vez lo tienes todo mezclado tan solo debes dejar enfriar durante una hora.

Cuando ya tenemos la mezcla fría, echamos los aceites. Debes añadir mientras vas removiendo en círculos y sin parar y hasta que notes que toda la mezcla se vuelvo más densa y consistente.

Necesitarás un molde, o varios, de silicona o madera en el que echar la mezcla y lo mejor es que lo tapemos con un papel de hornear ya que así te será más sencillo desmoldar el jabón.

Has de dejar que pasen al menos 48 horas para que el jabón se endurezca. Tras desmoldarlos, los colocas en una rejilla y en un lugar aireado para que durante un mínimo de seis semanas se cure el jabón.