Mosa
Cuerpo

Todos hemos tenido que sanar un corazón roto en algún momento de nuestras vidas. Una ruptura es al fin y al cabo una herida momentánea en el “yo”, una fractura que queda impresa en un instante de nuestro ciclo vital, pero con tiempo y voluntad podemos sanar de la mejor manera.

1.- Es importante tomar la decisión de dejar atrás los recuerdos para sanar tu corazón. Para ello es necesario que establezcamos el contacto cero. No mires fotos suyas, ni dejes a la vista objetos que te recuerden a la persona.

2.- No hay mejor medicina que mantener la mente ocupada, sobre todo si es haciendo cosas que te gustan. Prohibido quedarse sin hacer nada, porque la inactividad trae frustración. Por ello, aunque no tengas cosas que hacer, sal a hacer deporte, ve algún curso, visita a tus amigos o simplemente lee un libro.

3.- Paciencia y aceptación es la mejor medicina, todo en esta vida es pasajero, y el dolor emocional no iba a ser menos. Sigue adelante en tu camino aunque te hayan roto el corazón, llevando a cuestas el dolor pero sin parar de caminar, con paciencia, sabiendo que es algo pasajero que curará con el paso de los días y solo acepta lo que estás viviendo.

4.- Es momento crea un nuevo mundo, es hora de construir un nuevo mundo social a tu alrededor, busca a esos amigos que dejaste de lado por tanto tiempo y atrévete a probar cosas nuevas como clases de pole, ir a museos, aventarte de un paracaídas etc. Lo importante es mantenerte distraída y experimentar algo nuevo.

5.- Finalmente agradece y valorar  todas las cosas que no has perdido. Considera que tienes una familia que se interesa por ti, amigos incondicionales, una excelente salud y probablemente un trabajo exitoso. A pesar de que en este momento te sientes desdichada por tu pérdida, camina y busca un nuevo amanecer.