Chorriscuila
Cuerpo

En algún momento de nuestras vidas hemos tenido la necesidad de mover muebles a la hora de mudarnos, seguro que te ha pasado en más de una ocasión has querido mover un mueble muy pesado y no has podido o has terminado rayando el suelo por empujarlo. Si quieres evitar tener que hacer esfuerzos innecesarios aquí van unos prácticos trucos para que lo consigas de forma rápida y segura.

1.- Introduce una o varias alfombrillas, mantas o telas bajo las patas de los muebles. Una vez que hayas situado encima la estructura, puedes deslizar el mueble por el suelo arrastrando al mismo tiempo la tela y evitando así dejar marcas sobre el suelo.

2.- Si el mueble que quieres mover no es demasiado grande y el suelo es de baldosa, monta cada pata sobre una rodaja de patata o una corteza de melón, cortadas siempre de forma gruesa, para poder deslizarlo.

3.- Los suelos plásticos no sólo corren el riesgo de rayarse, sino incluso de agujerearse en caso de tratar de mover un suelo arrastrándolo. Sobre todo si se trata de un electrodoméstico pesado, ya que las patas de plástico o goma de dichos enseres se agarran mejor a este material. En este caso sólo tienes que verter en el suelo un buen chorro de jabón del que se usa para lavar los platos. El suelo se volverá resbaladizo y podrás mover fácilmente el mueble sobre él.