Echar chal
Cuerpo

Que lloviera en una zona rural en Nueva Gales del Sur, uno de los estados más azotados por los recientes incendios forestales en Australia, representó un alivio para los pobladores del lugar y los bomberos que se encontraban ahí quienes celebraron bailando la caída natural de agua a su alrededor.

Lugareños de Nueva Gales del Sur celebrando la caída de lluvia, que trajo un alivio muy necesario para los bosques australianos secos.

Las imágenes fueron obtenidas de un equipo de bomberos voluntarios en la Brigada de Bomberos de Leongatha mostró a los lugareños y bomberos bailando en Rollands Plains, a 30 kilómetros de distancia de Port Macquarie, mientras las lluvias caían a su alrededor.

Para este martes se esperan más lluvias en Nueva Gales del Sur de acuerdo con los informes de las autoridades meteorológicas que detallaron la trayectoria  de un frente frío.

En Australia se declaró Estado de emergencia por siete días debido a las devastaciones que desataron los incendios generados por elevadas temperaturas y fuertes vientos.

En Sydney los habitantes se prepararon para afrontar una situación "catastrófica" consecuente de los incendios,  contexto inédito para la mayor ciudad australiana. Las autoridades incluso advirtieron que estaban en “peligro vidas y viviendas”.

De acuerdo con el servicio de incendios del estado, en los últimos días unos 11 mil kilómetros cuadrados, equivalente de Jamaica, han sido quemados.