Cuquita
Cuerpo

El olor a tabaco es sin duda muy desagradable. Es una sensación muy molesta e incómoda, sobre todo si tenemos en casa gente de fuera, ya que les puede causar una mala impresión de nuestro hogar.

Por ello, es importante que cuando acabes de fumar, lo primero que hagas sea tirar las colillas fuera y recoger los ceniceros y limpiarlos. Además, deberás dejar que tu casa respire dejando las ventanas abiertas durante un buen rato. Y si sigues estos tips podrás eliminar este olor tan incómodo.

1.-El vinagre va a ser nuestro mejor aliado a la hora de quitar el olor a tabaco. En primer lugar debes calentar vinagre con agua en una olla, y poner la mezcla en un pulverizador. Después, lo esparcimos en aquellas zonas donde el olor a humo se haya concentrado, y notarás una gran mejora en el ambiente.

2.- Café y cítricos, este es un método muy efectivo para deshacerse del olor a tabaco. Consiste en dejar en las zonas clave de la casa pequeños cuencos con granos de café, o si se prefiere, con pieles de cítricos como por ejemplo cáscaras de naranja.

Esto nos ayudará a hacer desaparecer el mal olor ya que no solo lo absorberá, sino que incluso conseguiremos que nuestro hogar huela genial al actuar como ambientador natural.

3.-Combate humo con humo

Ya sabes lo que dicen: el fuego se combate con fuego. Así que, para conseguir que el olor del humo del tabaco desaparezca, podremos emplear métodos como encender cerillas. Según el tamaño de la habitación se necesitarán más o menos cerillas, y se deberán colocar siempre en aquellas zonas donde huela más fuerte.

Si se prefiere, también podremos poner un poco de incienso, el cual tiene una amplia gama de olores, así que podrás elegirlo a tu gusto. Además, el incienso puede ayudarnos a sentirnos relajados, y combatir la ansiedad.

4.-Aromatizadores

Por último, también tenemos la opción menos casera de comprar los típicos aromatizadores que venden en las tiendas, los cuales desprenden una fragancia a tu gusto.

En este caso, siempre se recomienda que se compren fragancias frescas y simples, que no hagan que el olor en general de la casa sea demasiado pesado, ya que con el olor a tabaco, queda una mezcla extraña que probablemente no nos agrade.