Autor
Cíclope Cabezón
Cuerpo

Mantener actualizadas las aplicaciones del sistema Android te garantizaría que los desarrolladores han hecho algunas correcciones para optimizar su funcionamiento y brindarte una mejor experiencia. Y si se tratan de la empresa que le dio vida al sistema operativo, pues con mucha más confianza.

Desafortunadamente Google hizo que muchos de los consumidores de los dispositivos que contienen al monito verde en su interior terminaran por odiarlos debido a que gracias a la actualización reciente del WebView los aparatos de inmediato merman el rendimiento en todas, o casi todas, las aplicaciones instaladas. Lags constantes que llegan a fastidiar con inmediatez al tratar de escribir un mensaje en el chat; frustración en el navegador porque se traba al navegar o carga con lentitud; para los amantes de Youtube es difícil soportar, primero, que en ocasiones al elegir un video, la pantalla de inicio se quede estática y sólo se reproduzca el audio pero jamás la parte visual. Segundo; si tienes suerte de que se reproduzca, notarás lags dentro de los primeros 30 segundos de reproducción y posteriormente en intervalos de un minuto.

Es como si tu dispositivo tuviera hipo constante y te lo manifiesta hasta para abrir el cajón de aplicaciones, o no reacciona en tiempo real cuando presionas los botones virtuales de home, atrás y aplicaciones recientes. Es decir, transforma tu móvil en una porquería a la cual todavía no han dado solución. Irse por la fácil tampoco mejora mucho: desinstalar la aplicación y/o inhabilitar sus componentes no harán la diferencia.

Sé que muchos usuarios terminarán por culpar a la marca de sus dispositivos, es lo más sencillo y común para personas que están alejadas de indagar el origen del problema. Lo siento mucho por aquellos que poseen gamas altas valuados en miles de pesos, porque Google se encargó de transformarlos en basura de lujo con el mismo rendimiento que los ofertados en menos de mil pesos en las tiendas Oxxo.

Si tienen habilitada la opción de actualización automática de las aplicaciones, ya se la Pérez Prado. En caso de que lo hagan manual, tienen la oportunidad de no sufrir dicho malestar, actualizándola hasta que a sus creadores se les ocurra hacer caso de todos los comentarios negativos, llenos de maldiciones e injurias que pueden leer si buscan la aplicación en Google Play.

Tecnologia