Enlace Deportivo
Cuerpo

El partido de ida entre Cruz Azul y el América auguraba un encuentro muy distinto al que vimos reflejado el día de ayer en el campo de la máquina. Por lo menos Paco Jémez entendió que a los azulcremas había que jugarles distinto, pues sería el colmo que después de las derrotas recientes en Liga y Copa no aprendiera algo. Aún así, en ambos cuadros habría que exponer las preocupaciones principales que aquejan ya desde hace un rato el funcionamiento tanto del equipo del Piojo como el del español.

Para los americanistas preocupa que sean Darwindependientes, que la figura de Oribe Peralta errara la oportunidad más clara en el partido para llevarse el triunfo a casa y que Uribe anduviera con la revoluciones a tope para regalar una tarjeta roja que condicionó el desarrollo del partido en el esquema táctico. La expulsión de Edson Álvarez fue consecuencia de estar en desventaja y ante el asedio constante de los celestes, no tuvo más opción que jugar con el cuchillo entre los dientes y cometer una clara falta que cortara el avance promisorio del rival al verse superado y ganarse el segundo cartón amarillo.

Para Cruz Azul la situación se agrava todavía más porque si no pudo obtener un resultado positivo teniendo un hombre (y hasta dos) de ventaja en el campo durante un lapso de tiempo prolongado ¿Qué tan esperanzador podría resultar que jugando nuevamente 11 contra 11 vulnere la portería de Marchesín? A pesar de que en el segundo tiempo Jémez hizo todo lo posible por lanzar al frente a su equipo fueron incapaces de construir jugadas de verdadero peligro.

Para el América lo mejor que le pudo haber pasado fue salir vivo del estadio Azul sin recibir anotaciones. Para la máquina la obligación de ser ellos quienes desde el silbatazo inicial en el Azteca sean los obligados en anotar, en al menos, una ocasión para obligar a los locales a hacer dos; sentenciándolos con el gol de visitante si es que sus aspiraciones reales están en sacudirse los 20 años de frustración que pesan sobre la institución cementera y dar un paso importante hacia tierras norteñas, en donde los equipos regiomontanos lucen para ser los actores principales de la final.