Cuquita
Cuerpo

Las axilas están expuestas a productos irritantes como desodorantes, sudor, diferentes métodos de depilación, etc. todo esto hace que en muchas ocasiones la piel se irrite y aparezcan manchas oscuras.

El uso de ropa sin mangas o con tirantes puede ser muy embarazoso cuando tienes las axilas oscuras, esta es una condición que afecta a muchas mujeres y que se puede aliviar con trucos sencillos, hierbas y alimentos que tienes al alcance de la mano. Aquí te damos algunos tips para que apliques en tus axilas y las mantengas claras.

1. Avena, agente exfoliante. Mezcla avena, limón y miel hasta formar una pasta, colócate la mezcla en las axilas por una hora y luego enjuaga. Esto lo debes repetir dos veces por semana.

2. Limón. Debes ser muy cuidadosa con este remedio porque puede manchar la piel si te expones al sol.

 El limón es el remedio natural más conocido y eficaz contra las axilas oscuras, te ayudará a eliminar la capa superior de la piel muerta y a blanquear las axilas oscuras. Aplica jugo de limón en la zona de las axilas y déjalo actuar toda la noche, enjuaga bien en la mañana que te bañes.

3. Limón y glicerina

Otra variante del uso del limón para aclarar la piel de las axilas es mezclar con glicerina y aceite de almendras y aplicar la mezcla 20 minutos antes de bañarte, todos los días.

4. El yogurt actúa como desinfectante y refrescante, además de darle a la piel lozanía y un aspecto realmente joven. Antes de aplicar la mezcla, debes limpiar tus axilas con aceite de oliva. Para su elaboración necesitas dos cucharadas de yogurt natural, dos cucharadas de glicerina y el jugo de un limón pequeño, aplica diariamente antes del baño.

5. La papa es un agente de blanqueo natural. Necesitas una papa cortada a la mitad o ralladura de papa que utilizaras como jabón en tus axilas. Se recomienda que hagas esto todos los días antes de dormir y limpiarte al despertar o dejar actuar por un mínimo por 15 minutos.

6. Bicarbonato de sodio. Combina una cucharada de bicarbonato de sodio y una de vinagre hasta conseguir una mezcla homogénea. Aplica y enjuaga después de 5 minutos.

Cuquita
Cuerpo

Las primeras arrugas pueden aparecen de manera temprana, incluso alrededor de los veinte años, lo cual puede causar mucha desesperación en quien las padece. Algunas personas más afortunadas pueden llegar a la edad madura sin una sola arruga. Sin duda, la genética desempeña un papel importante. Pero aquí te diremos que puedes hacer para prevenirlas o combatirlas.

1.-Cuidado con la tensión facial, algunas arrugas prematuras pueden aparecer como consecuencia de la tensión facial o la tendencia a hacer determinados gestos de manera continuada, como levantar las cejas o fruncir el entrecejo.

Una manera de evitarlo consiste en dedicar unos segundos varias veces al día a hacer gestos y muecas de manera exagerada, para que así se relaje toda la musculatura facial.

2. -La crema hidratante facial es imprescindible sea cual sea nuestro tipo de piel, pero en especial si esta es seca.

Seca: Aceite de rosa mosqueta, manteca de karité, aceite de almendra y aceite de argán.

Mixta: Aceite de coco y aceite de jojoba.

Grasa: Aceite de jojoba y gel de aloe vera.

3. Elimina las células muertas acumuladas, para evitar las arrugas y mejorar el aspecto, la firmeza y el color de la piel debemos también hacer una exfoliación semanal. Si tenemos la piel muy seca o delicada podemos hacerla cada 10 días.

4. Hidrátate bien por dentro, beber agua es imprescindible para hidratar la piel. Aunque usemos lociones hidratantes, si no bebemos al menos un litro de agua fuera de las comidas nuestra piel lucirá apagada y seca, lo cual la predispondrá a sufrir arrugas prematuras.

5. Una mascarilla cada semana

Podemos prepararnos mascarillas caseras con ingredientes naturales que tengamos a nuestro alcance, como frutas, aceites, avena, miel, cacao, etc. De este modo evitamos los conservantes u otros aditivos de los cosméticos que pueden ser perjudiciales para nuestra salud.

6. No olvides desmaquillarte. Este paso es fundamental para cuidar la piel y evitar el envejecimiento prematuro: Debemos desmaquillarnos cada noche de manera correcta y, a poder ser, con productos naturales que no sean agresivos para la piel.

 

Cuquita
Cuerpo

Si tu familia y tu son amantes de la Pizza, aquí te dejamos unos tips para hacer tu propia pizza, pero el primer consejo de todos y el más básico es el de perder el miedo y lanzarse a hacer masa de pizza en casa.  Hacer masa para pizza es muy sencillo. Si nunca has hecho masa de pizza, sigue esta receta para hacer una masa básica de pizza.

1.-Poner el horno a máxima temperatura, pondremos el horno a casi el máximo 240-250ºC con la función ventilador encendida poniendo la pizza en la bandeja central. A esta temperatura tendremos la pizza lista en 4-5 minutos.

Hacer pizza en un horno eléctrico: estos hornos transfieren peor la temperatura a la pizza y por lo tanto tenemos que tener la pizza entre 10-12 minutos en el horno. Un truco es empezar poniendo la pizza en la bandeja inferior del horno para que la resistencia inferior haga que la masa se ponga crujiente y luego subirla los dos últimos minutos a la bandeja superior para conseguir que la pizza se dore homogéneamente.

2.- Utilizar una piedra para el horno

Esto es una cosa que puede ser opcional. Lo bueno que tiene la piedra de horno es que consigues que al meter la masa esta pierda la humedad mucho más rápido y así puedas conseguir que la masa te quede mucho más crujiente.

3.- Prehornear la masa. Este es un truco que para los que no tengan piedra del horno les va a venir muy bien, aunque si tienes piedra también te vale. El truco es meter la masa ya extendida pero sin ningún ingrediente 1-2 minutos en el horno, lo justo para que pierda un poco de elasticidad y listo. De esta manera conseguimos quitarle también humedad a la masa y  que así nos quede más crujiente.

4.- Utilizar tomate casero. Esto puede parecer una tontería, pero no lo es. Las pizzas que tienen como base el tomate, la verdad que se nota bastante.

Por lo general, siempre buscaremos que la salsa de tomate sea lo más densa posible, y por lo tanto, tenga menor contenido en agua, y de esta forma no humedezcamos mucho la masa y consigamos ese toque crujiente que tanto nos gusta.

5.- Mozzarella fresca o quesos de verdad. Ahora un consejo, cuando utilicéis esta mozzarella frescas, puedes apretarla con las dos manos con un trapo de cocina para que pierda la máxima humedad y que no nos estropee la pizza.

6.- Preparar antes algunos ingredientes en la sartén

Otro de los trucos es el pasar antes por la sartén alguna de los ingredientes de las pizzas. Por ejemplo poner cebolla o pimiento, primero los pocho a fuego lento en una sartén con un poco de aceite y luego los pongo en la pizza. De esta forma evitamos que nos queden los ingredientes quemados o tostados.

7.- No utilizar muchos ingredientes. Una pizza tiene que llevar una base que puede ser tomate, uno o dos ingredientes, y luego un topping como puede ser un pesto, una pasta de aceitunas o un parmesano. Poniendo muchos ingredientes a la pizza al final consigues que la pizza no te sepa a nada y no puedas diferenciar bien los sabores.

8.- Echar los ingredientes frescos al final, poner algunos ingredientes crudos una vez que sacas la pizza del horno. Por ejemplo esto funciona muy bien si utilizar cecina o bresaola, boquerones o anchoas, foie etc. De esta manera lo que consigues es que no se tueste el ingrediente en el horno y la pizza tenga mucho más sabor.

9.- Un poco de parmesano u otro queso para decorar. Por último ralla un poco de parmesano, pecorino o grana padano una vez que hemos terminado de hacer la pizza. La verdad que es una costumbre que he cogido como cualquier otra.

 

Cuquita
Cuerpo

El encontrarse en estado de congruencia “siento-pienso-hago” es un facilitador para evitar situaciones de estrés crónico y esto repercute de forma inexorable sobre nuestro organismo. Este estado ideal al que deberíamos tender para mantener nuestra homeostasis o equilibrio interno se llama coherencia emocional o coherencia cardíaca

La coherencia emocional o cardíaca es un estado que se produce cuando todos nuestros sistemas biológicos (respiración, digestión, respuesta hormonal e inmune…) están trabajando conjuntamente en armonía, en sincronía con el corazón. Este estado de eficacia biológica se acompaña además de emociones positivas mantenidas, con el impacto regenerador consiguiente sobre nuestra salud. Aquí te dejamos algunos tips para que puedas lograr tener una coherencia emocional.

1 – Identifica lo que sientes. Respira conscientemente, observa y elige estar presente a las sensaciones interiores.

¿Qué es lo que estás sintiendo ahora?

¿Cuál es la emoción o sentimiento que surge?

¿Realmente estás sintiendo eso? ¿O es otra cosa?

2 – Reconoce y aprecia tus emociones, para comprender lo que significan .Recuerda que no hay sentimientos ¨malos¨. Simplemente estás experimentando una sensación, provocada por una emoción que sostiene unos pensamientos.

Así que renuncia a la resistencia: Acepta e integra lo que sientes, para sostener una comunicación honesta contigo y tu entorno.

3 – Pregúntate cuál el mensaje que la emoción te ofrece. Esto te permite interrumpir el patrón emocional para que la emoción no te domine,  profundizar en tu decisión y resolver la situación positivamente, cancelando la  probabilidad de que el mismo ¨problema¨ ocurra en el futuro.

4 – Ten Confianza .Es posible que anteriormente hayas manejado con éxito la misma emoción o un sentimiento similar. Simplemente recuerda que ya has pasado esta prueba, y no hay nada que temer, pues cuentas con los recursos para manejar estas emociones Ahora.

5 – Entonces actúa .Alégrate del hecho de que no sólo puedes manejar fácilmente tus emociones, sino que al aceptar aprendes del proceso y descubres tu Fortaleza. Enseguida toma acción de manera consistente, para anclar lo nuevo.

 

Article Video
Cuquita
Cuerpo

No hay familia perfecta. Para que una familia funcione algunos tienen que ceder, otros que perdonar, algunas veces hay que hacerse la vista gorda, otras conversar y pare de contar. Si sientes que tus padres y tú no entienden el mismo lenguaje, pues no eres la única. Anímate a cambiar el rumbo de tu comunicación familiar siguiendo los consejos que aquí te dejamos para que logres tener una mejor relación y vínculo familiar.

1.- Controla tu carácter. Si notas que una discusión está por suceder, mantén la calma, esto permitirá que si tus padres están alterados, guarden la compostura e imiten tu comportamiento. Evitar caer en gritos puede hacer que el rumbo de una simple discusión vaya por el camino de la comunicación asertiva, permitiendo que ambas partes se escuchen y se entiendan.

2.- Respeta a tus padres. De nada sirve querer llevar las cosas mejor con ellos si cada vez que te dan su opinión sobre algo que tiene que ver con tu vida tú, en lugar de escucharlos, te lanzas sobre ellos a criticar sus puntos de vista y formas de ser.

3.- Piensa siempre antes de hablar. Muchas veces no controlamos lo que decimos cuando estamos conversando con personas con quienes no nos llevamos bien o alteran nuestro carácter. En estas ocasiones es cuando más debemos cuidar lo que decimos para evitar ofender a las otras personas.

4.-Para mejorar la relación con tus padres debes usar la empatía. Dedica unos momentos para pensar en ellos, en su forma de ser, en lo que les ha tocado vivir, en los momentos difíciles que han superado. Probablemente te des cuenta que muchas veces los has juzgado equivocadamente, que ellos también son seres humanos y cometen errores, que no existen los padres perfectos.

5.-Comunícate con ellos. Si quieres mejorar la relación con tus padres, es necesario que ellos sepan qué cosas te molestan, con qué no estás de acuerdo, qué comportamientos de ellos te hacen o te hicieron daño, cómo quisieras que fuera la relación entre ustedes, qué estás dispuesto a ceder y qué quieres que ellos hagan para que todo mejore.